TRATAMIENTO PERIODONTAL*

“Un sangrado de encías es el principio de la pérdida de dientes”

La acumulación de bacterias, el PH de la saliva, el tabaco, café, té y algunos alimentos atacan al esmalte de los dientes y a las encías, produciendo caries y enfermedades periodontales (sangrado e inflamación de encías). Por este motivo, cuando observes un sangrado de encías, llámanos pues un tratamiento a tiempo devolverá la salud a las encías enfermas, evitando la pérdida de dientes.

La limpieza dental con aparatos de “ultrasonidos” elimina la placa y el sarro acumulados alrededor del diente y evita la inflamación y sangrado de las encías.

Las enfermedades periodontales (de las encías) tales como las gingivitis y la periodontitis, son infecciones graves que si permanecen sin tratar, pueden desembocar en la pérdida de los dientes.

La gingivitis es la forma más leve de la enfermedad periodontal. Clínicamente se caracteriza por encías rojas, inflamadas y que sangran con facilidad y generalmente es causada por una higiene oral deficiente o inadecuada. La gingivitis es un estado reversible y su tratamiento consiste en la remoción mecánica de estos acúmulos de placa y posterior pulido de las superficies dentarias mediante un procedimiento denominado profilaxis dental profesional (detartraje o limpieza de boca).

En contra de lo que se suele pensar, la profilaxis dental es un procedimiento muy importante y base de cualquier tratamiento dental integral. Su correcta ejecución previene la aparición de infinidad de patologías orales como la caries dental, gingivitis, periodontitis… por lo que es imprescindible que esté realizado por personal cualificado (higienistas u odontólogos). En la Clínica Salud Dental en Utebo, consideramos además fundamental explicar a los pacientes cómo se deben cepillar sus dientes y encías para mantenerlos limpios, y evitar su reaparición.

Si la gingivitis no es tratada adecuadamente, puede desembocar en una periodontitis. Como consecuencia, las encías se separan de los dientes, formando bolsas (espacios que aparecen entre la encía y el diente, imposibles de higienizar de forma adecuada) que se infectan. En la mayoría de las ocasiones, esta enfermedad cursa sin sintomatología dolorosa y, cuando los dientes comienzan a moverse, el proceso ya está demasiado avanzado.

El tratamiento de la periodontitis o enfermedad periodontal se organiza en varias fases. En la primera fase, también llamada fase básica del tratamiento, se eliminarán las bacterias de las bolsas periodontales mediante un raspado y alisado radicular, que supone limpiar las bacterias, la placa y el cálculo de las raíces de los dientes. En ocasiones y debido al componente infeccioso de esta enfermedad, esta fase del tratamiento se acompaña del uso de antibióticos.

En otros casos en los que aparecen variables agresivas o avanzadas de la enfermedad, es necesario realizar una segunda fase de tratamiento, que consistirá en acceder a esas bolsas periodontales profundas de una forma quirúrgica. Esta fase se denomina cirugía periodontal y puede incluir también procesos regenerativos del hueso perdido.

Por último, una vez controlada la enfermedad se pasará a la fase de mantenimiento. El mantenimiento es una etapa fundamental del tratamiento periodontal y la única manera de conseguir el control de la periodontitis a largo plazo. No se puede olvidar que estamos hablando de una enfermedad crónica en la que si no se actúa de forma adecuada, tiende a reaparecer tras algunos meses.

La frecuencia de mantenimiento se define para cada caso en particular, pero suele oscilar entre una visita cada 3 a 6 meses.

Abrir chat